Reservá ahora!

Eslovenia, oficialmente República de Eslovenia, es un país soberano de Europa Central, miembro de la Unión Europea. Limita con Italia al oeste; con el mar Adriático, al suroeste; con Croacia al sur y al este; con Hungría, al noreste; y con Austria, al norte. Tiene una población de 2.047.000 habitantes. La capital y ciudad más poblada es Liubliana. El idioma oficial es el esloveno, que pertenece al grupo de idiomas eslavos del sur. El húngaro y el italiano disfrutan el estatus de lengua oficial en las regiones mezcladas nacionalmente a lo largo de la frontera italiana y húngara.

Eslovenia se asiente en el corazón de Europa. Sus ciudades están cargadas de la impronta del barroco italiano, mientras que en los Alpes se siente la proximidad de Austria. Los eslovacos se destacan por su gran hospitalidad. Las laderas forestales, los fértiles valles, los espectaculares ríos y las pequeñas aldeas recuerdan al turista a Bavaria. Llegando desde Italia o Austria, Eslovenia es la puerta ideal para acceder a los Balcanes, aunque sin sentir que se ha dejado Centro Europa.

Capital: Ljubljana

Idioma: 
Esloveno

Moneda: 
Euro (EUR)

Diferencia horaria con Argentina: 
+4 (de NOV a MAR) / +5 (de ABR a OCT)

Electricidad: 
220 voltios. Los enchufes son de dos patas redondas.

Documentación: 
No se necesita Visa, requiere pasaporte con una validez mínima de 6 meses desde el ingreso al país.

Aeropuertos:

Ljubljana:
Aeropuerto de Liubliana Joze Pucnik (LJU), 26 Km al noroeste de la ciudad.

Información válida para pasajeros de nacionalidad argentina (a título informativo y sujeta a cambios sin previo aviso).

Clima
En la franja costera del país, el clima es más suave que en el resto, acercándose a las características del mediterráneo. En el interior es donde se alcanzan las condiciones climáticas más extremas. Los mejores meses para visitar el país son de abril a septiembre, cuando la temperatura es más suave y la ausencia de nevadas facilita el desplazamiento por el país.
Vestimenta
Es necesario llevar ropa de algodón y, sobre todo, un calzado muy cómodo. Como siempre es necesario no olvidar un impermeable por si apareciera algún imprevisto nubarrón que finalizara en tormenta. Si se viaja en invierno a la zona de los Alpes, son necesarias botas de nieve, bufanda, guantes e ir bien abrigado; en el resto del país con una prenda de abrigo será suficiente