Finlandia, oficialmente República de Finlandia, es un país miembro de la Unión Europea desde 1995 y situado en el noreste de Europa. Tiene fronteras al oeste con Suecia, al este con Rusia y al norte con Noruega. Por el oeste y el sur está rodeada por el mar Báltico, que la separa de Suecia y Estonia, cruzando los golfos de Botnia y Finlandia, respectivamente. La capital y ciudad más importante del país es Helsinki.

La primera impresión que uno se lleva, al asomarse a la ventanilla del avión, es la gran cantidad de árboles que existen. Finlandia se presenta como una alfombra de bosque interminable, salpicada de lagos, algunas granjas y pequeñas poblaciones.

Finlandia es uno de los paraísos naturales vírgenes que quedan en Europa, en donde el visitante podrá ver una manada de renos en Laponia, navegar entre las miles de islas del archipiélago o por uno de los numerosos lagos del este y vivir la experiencia de los interminables días de verano o las interminables noches de invierno.

Capital: Helsinki

Idioma: 
Finés y sueco

Moneda: 
Euro (EUR)

Diferencia horaria con Argentina: 
+5 (de NOV a MAR) / +6 (de ABR a OCT)

Electricidad: 
220 voltios. Los enchufes son de dos patas redondas.

Documentación: 
No se necesita Visa, requiere pasaporte con una validez mínima de 6 meses desde el ingreso al país.

Requisitos para ingresar al país: Click Aquí

Aeropuertos:

Helsinki:
Aeropuerto Helsinki-Vantaa (HEL), 20 Km al norte de la capital.

Información válida para pasajeros de nacionalidad argentina (a título informativo y sujeta a cambios sin previo aviso).

Clima
La temperatura en Finlandia durante el verano varía entre los 15º C en las tierras del norte y los 20ºC en el sur. El invierno puede llegar a ser realmente crudo en algunas partes del país, con días enteros de total oscuridad y temperaturas de hasta -20 ºC.

Aunque los inviernos son muy fríos y los veranos calurosos, Finlandia, es un destino atractivo a lo largo de todo el año; aunque algunos momentos tienen sus propios atractivos, como el sol de medianoche durante el verano, las luces del norte o la temporada de esquí en febrero.
Vestimenta
Para disfrutar al máximo la experiencia mágica de la interminable nieve del norte, se recomienda llevar ropa caliente y abrigarse mediante capas para poder adaptarse a los cambios de temperatura. La capa exterior debe ser impermeable y a prueba de viento mientras que las capas interiores deben ser materiales naturales, como algodón o lana, lo más ceñidas posible. Recuerde llevar botas lo bastante grandes para que quepan también unas medias gruesos de lana, así como manoplas calientes y guantes de esquí apropiados